Blockchain y la revolución de la información

by wmktdig, 26 noviembre, 2018

La tecnología de cadena de bloques está transformando por completo el funcionamiento de Internet, pensamos que blockchain sólo tiene que ver con las criptomonedas, pero muchas empresas están llevando a cabo proyectos muy innovadores con aplicaciones blockchain, que van a cambiar el modo en que funcionan las industrias.

La tecnología de cadena de bloques es, en esencia, un libro mayor de contabilidad que mantiene un registro permanente de todas las transacciones de una forma cronológica, segura e inmutable. Toda la información está protegida por criptografía avanzada, y permite mantener múltiples copias exactas de la misma información, de manera descentralizada, a través de múltiples computadoras, eliminando la posibilidad de tener un único punto de fallo.

Entendiendo Cómo Funciona Blockchain

Imaginemos la siguiente situación: José quisiere enviarle $1,000 pesos a otra persona llamada por ejemplo Juan, lo normal es que la operación se realizase a través de un banco, el cual actúa como intermediario de esa y otras muchas transacciones , centralizando de forma efectiva el movimiento de capital de un lado a otro.

José le pide entonces a su banco que retire $1,000 pesos de su cuenta y los transfiera a la cuenta de Juan: el banco anotará en su cuenta la transacción, restando $1,000 pesos en su cuenta y comunicando al otro banco que debe añadir $1,000 pesos en la cuenta de Juan. El banco de Juan anotará que en su cuenta ahora hay $1,000 pesos procedentes de la cuenta bancaria de José.

Esa gestión no ha necesitado de trasladar un puñado de billetes de un lado a otro, sino que simplemente han habido dos bancos que se han encargado de hacer que el dinero pase de uno a otro con un simple cambio en los balances de sus cuentas.

Todo estupendo y fantástico, salvo por un problema: que ni José ni Juan tienen control alguno sobre el proceso, los bancos tienen toda la información. Ambos dependen de esos bancos y de su forma de hacer las cosas para completar esa transacción, están sujetos a sus condiciones, políticas y comisiones.

Es aquí donde podemos explicar los beneficios de la cadena de bloques, que básicamente elimina a los intermediarios, descentralizando toda la gestión. El control del proceso es de los usuarios, no de los bancos —seguimos hablando del dinero, pero el ejemplo es extrapolable a otros tipos de transacción—, y son ellos los que se convierten básicamente parte de un enorme banco con miles, millones de nodos, cada uno de los cuales se convierte en partícipe y gestor de los libros de cuenta del banco.

La cadena de bloques es un gigantesco libro de cuentas, en los que los registros (bloques) están enlazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones. Es, en otras palabras, una base de datos distribuida y segura (gracias al cifrado) que se puede aplicar a todo tipo de transacciones.

Un requisito importante es que debe haber varios usuarios (nodos) que se encarguen de verificar esas transacciones para validarlas y que así el bloque correspondiente a esa transacción, se registre en ese gigantesco libro de cuentas.

El proceso es relativamente sencillo, pero como decimos implica a más personas. Ahora José y Juan no están solos, y formarán parte de un gran grupo de usuarios que se encargan de comprobar que todo el proceso se produzca de forma correcta.

Si por ejemplo se quiere hacer una transacción con criptomopnedas, supongamos que José quiere retirar un bitcoin de su cuenta para dárselo a Juan, primero avisa a todo el mundo con una peculiaridad: nadie sabe quien es José  y que Juan es Juan. Solo saben que desde una cartera digital se quiere transferir esa cantidad a otra cartera.

Al enviar ese mensaje, todos los usuarios de esa red primero comprueban que la cartera de origen tiene suficiente dinero para enviárselo a la cartera de destino. Si es así, todos anotan esa transacción, que pasa a completarse y a formar parte del bloque de transacciones. Aunque todavía no están registrados en esa base de datos de forma definitiva.

A medida que pasa el tiempo, más y más transacciones van completándose y pasando a ese bloque, que tiene una capacidad limitada que depende de la estructura de la cadena de bloques y del tamaño de cada transacción. Cuando un bloque ya no admite más transacciones, llega el momento de validarlo o sellarlo, que es lo que los usuarios hacen cuando hacen minería de bitcoin.

Ese libro de cuentas no solo está distribuido y es seguro: los bloques enlazados cuentan con un puntero hash (codificado) que enlaza al bloque anterior, además de una marca de tiempo y los datos de la transacción, y esa información es pública. Lo que significa que la cadena de bloques, aunque protege la privacidad de sus usuarios, sí que permite controlar la trazabilidad de esas transacciones, es decir, permite saber todo el camino que ha seguido el bitcoin de la cartera que pertenece a alguien, antes de llegar a la cartera de otro alguien (aunque su identidad no sea conocida por el resto de usuarios).

El propio diseño de la cadena de bloques tiene ventajas claras, y por ejemplo confirma que cada unidad de valor (por ejemplo, cada bitcoin) solo se ha transferido una única vez, evitando el tradicional problema con el doble gasto de monedas digitales o con el dinero falso, que reduce la confianza de los usuarios y también en la propia circulación de la moneda.

La cadena de bloques más allá de la economía

Aunque la cadena de bloques está íntimamente relacionada con las nuevas criptodivisas o criptomonedas, este sistema hoy en día es válido para muchos otros tipos de transacciones, y se está expandiendo de forma impresionante tratando de explotar las bondades de una tecnología que tiene un alcance virtualmente ilimitado. Veamos algunos ejemplos:

  • Servicios públicos/gubernamentales: usando la cadena de bloques en los servicios públicos se podría presumir de una transparencia absoluta, aplicada en múltiples áreas de actividad, desde la gestión de licencias, transacciones, movimiento de recursos y pagos, gestión de propiedades hasta la gestión de identidades. Hay iniciativas incluso para “descentralizar el gobierno“, y Bitnation es una de esos proyectos que tratan de llamarnos convertirnos en “ciudadanos del mundo“.
  • Seguridad social y sanidad: la sanidad pública podría sufrir una verdadera revolución con un sistema de cadena de bloques, que sirviera para registrar todo tipo de historiales médicos y resolver uno de los problemas clásicos de la gestión de la sanidad.
  • Identidad digital: los fallos de seguridad y robos de datos han hecho que la gestión de nuestras identidades se convierta en un problema grave. La cadena de bloques podría proporcionar un sistema único para lograr validar identidades de forma irrefutable, segura e inmutable.
  • Pagos en el mundo real con criptomonedas: una startup llamada TenX ha creado una tarjeta prepago que se puede recargar con distintas criptodivisas, para luego pagar con ella en cualquier sitio como si esa tarjeta tuviera dinero convencional, sin importar si ese establecimiento acepta o no este tipo de monedas virtuales.
  • Almacenamiento en la nube: normalmente los servicios de almacenamiento están centralizados en un proveedor específico, pero la empresa Storj quiere descentralizar este servicio para mejorar la seguridad y reducir la dependencia de ese proveedor de almacenamiento.
  • Música: aunque hay críticas que afirman que esta opción no tiene validez, hay quien afirma que la distribución musical podría sufrir toda una revolución si se lograra implantar un sistema basado en la cadena de bloques para gestionar su reproducción, distribución y disfrute. La mismísima Spotify está apostando fuerte por su propia cadena de bloques.
  • Carsharing: la empresa EY está desarrollando un sistema basado en la cadena de bloques, que permite a empresas o grupos de personas acceder a un servicio para compartir coches de forma sencilla. El llamado Tesseract permitiría registrar quién es el propietario del vehículo, el usuario de ese vehículo y generar los costes basados en el seguro y otras transacciones en este tipo de servicios.

La versatilidad de esta tecnología es tan enorme, que es difícil pensar en un área que no pueda ser transformada por esta idea.

La tecnología blockchain se puede combinar con el Big Data, la Inteligencia Artificial y el Internet de las Cosas, potenciando las capacidades de cada una de estas, las cuales son solo algunas de las tecnologías que más van a cambiar el mundo tal y como lo conocemos. El mercado laboral también se verá afectado ya que se cambiarán miles de trabajos.

Una nueva oportunidad para actualizarse y no quedarse atrás. ¡No la pierdas de vista!

 

W Marketing Digital

 

¡Síguenos!

Sin comentarios


Deja un Comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Agradecemos tu preferencia.

*

thirteen − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado (spam).Obtén mayor información sobre cómo se procesan los datos de tus comentarios aquí.

Artículos Recientes

Síguenos en Facebook

¡Mantente al día!

Nos encanta la tecnología y sabemos que a ti también. Suscríbete, recibe nuestros artículos y mantente informado.

Fuente RSS

follow us in feedly